Home DESTACADOS Siete Causas De Tu Estrés Y Cómo Superarlas @estilosblog

Siete Causas De Tu Estrés Y Cómo Superarlas @estilosblog

by Invitado

Por Edith Gomez

Todos tenemos distintas responsabilidades en el día a día, ya sea en el mundo empresarial o en el área personal, mientras unos tienen que ocuparse de sus hijos pequeños aparte de cumplir con un horario de trabajo, otros tienen un agenda de viajes de negocios muy apretada que los llena de preocupación e incluso incertidumbre.

Como humanos la adaptación es algo que nos caracteriza, y podemos lidiar con los quehaceres diarios. Pero la rapidez del día, incluso de la semana, a veces no nos deja percatarnos de aquellas pequeñas cosas que nos van afectando poco a poco. Igualmente, existen personas que van desarrollando un dialogo interno lleno de negatividad, lo que resulta en un estrés cada vez mayor. En ese sentido, terminan sufriendo tanto síntomas físicos como psíquicos, como la tensión muscular o la angustia.

Estrés y educación, conocidos desde antes

La experta en psicología Núria Mateo manifiesta que la educación que recibimos desde pequeños tiene una relación importante con el estrés que podamos desarrollar en la adultez. Ella expone que “de pequeños recibimos una educación tal que nos enseñan a ser siempre responsables, a dar un buen testimonio, de respetar a nuestros superiores y de dar un impresión positiva en todo momento”. Esto hace que, cuando ya tenemos responsabilidades y cargas personales, seamos casi incapaces de decir que NO y nos terminamos llenando de cargas ajenas que por último nos ahogan en un mar de estrés.

Signos de aviso físicos

“La espalda puede ser un importante indicador de estrés” apunta Núria. La tensión muscular, sudoración, dolores de cabeza, fatiga, insomnio, son algunos otros indicadores que nos permiten estar conscientes de lo que realmente está pasando. “Si lo vemos desde la perspectiva emocional, y vemos que estamos deprimidos, ansiosos, irritables, nerviosos, entonces debemos poner especial atención porque es muy posible que nos encontremos estresados”, dice la psicóloga.

Problemas que se magnifican

Llegas a la oficina por la mañana, enciendes tu ordenador, abres el correo y ¡boom! Te encuentras con 100 e-mails por leer. Investigas en la red sobre algún tema que te interesa y los resultados de tu búsqueda asciendan a varios millones en fracciones de segundo. En ciertas fechas importantes, como tu cumpleaños, los mensajes a través de dispositivos móviles te llegan a raudales.
Todas estas escenas son de lo más comunes para casi todos nosotros en la actualidad. Pero además de sus innumerables ventajas, las nuevas tecnologías y el incremento del número de responsabilidades también acarrean algunos inconvenientes y uno de ellos es el estrés. Por suerte no estamos solos, y junto a Núria Mateo vamos a repasar algunas herramientas para que puedas superar algunas de las fuentes de estrés actuales.

Whatsapps de asuntos inoportunos

Es verdad que a veces nos llevamos el trabajo a nuestra casa, pero recibir mensajes de asuntos urgentes pueden convertirse en un estresante importante. Esos mensajes de “necesito las estadísticas para esta noche” nos terminan poniendo en una situación incómoda si estamos fuera del horario laboral realizando alguna otra actividad. Hay que dejar claro – con mucho respeto – que fuera del horario laboral tienes otras actividades que hacer, incluso responsabilidades que atender y no puedes asegurar con certeza el cumplimiento de esos asuntos urgentes que te encargan

Compañeros de trabajo insoportables

En un equipo de trabajo siempre se encuentra ese individuo que se aleja de lo que se conoce como: agradable. Es ese compañero que resalta todo lo malo en las cosas, que critica cosas y personas de forma molesta, que no tiene tacto para tratar con el resto las personas. Son esas personas que se pueden convertir en el “disparador” de nuestro estrés. En ese sentido, es conveniente que se vayan dejando claras las cosas con esa persona, hacerle saber que no quieres entrar en su juego, que prefieres mantener una relación netamente laboral.

Programación de los menús diarios
Esto se da más que todo en las grandes ciudades y centros empresariales, donde la posibilidad de ir a casa para cocinar, comer y volver al puesto de trabajo, más que un lujo se vuelve imposible. Incluso quizás tu trabajo también te demande permanecer en las instalaciones hasta la hora de salida. Es ahí cuando tenemos que hacer ciertas planificaciones para el día a día, y una de ellas es el almuerzo. No sabemos qué hacer o pareciera que nos falta el tiempo. Definitivamente, lo más conveniente es determinar un día para la programación de los alimentos. El fin de semana es buena opción. Por otro lado, si se tienen hijos, es mejor no consultarles qué les apetece, sino exponer qué es lo que hay (algo difícil para los padres consentidores). Si el número de habitantes se reduce a una pareja, lo mejor es dividir las tareas.

Organización de las vacaciones

La llegada del verano y de las vacaciones tienen su parte positiva pero también una negativa para muchos, aunque nos parezca increíble. Queremos que todo salga bien y tener unas vacaciones inolvidables, pero hay que admitir que a veces nos pasamos de maniáticos. Mejor es dejar cierto margen a la improvisación y disfrutar del tiempo libre y descansar lo más que se pueda.

Compromisos por obligación

“No puedo faltar” es, muchas veces, la frase que decimos cuando tenemos que asistir a alguna reunión que no queremos o no podemos. Cena con los suegros, reuniones de representantes en el colegio de los niños, son algunas situaciones que se presentan. Cuando estas situaciones se vuelven constantes pueden causarnos un estrés molesto, y lo mejor es hablarlo con la pareja – en el caso de los suegros – o tratar de salir responsablemente si se trata de otra cosa.

Tiempo de ocio

El estrés del tiempo libre. El tránsito del trabajo al ocio puede provocar ansiedad y estrés. Llevamos meses de actividad intensa y de un día para otro estamos sin nada que hacer. Ahora el tiempo es más nuestro. Es necesario aprender a valorar esos momentos de “silencio”, de soledad y conectar con uno mismo.

Ruido ambiental

El exceso de ruido ambiental provoca estrés, irritabilidad y hasta problemas cardíacos. Además de la terapia, para aplacar estos síntomas, las técnicas de meditación, relajación y actividad física vienen como anillo al dedo. Hay que aprender a canalizar la rabia y la tensión, es algo que te ayudará en todos los ámbitos de la vida.

gananci.com

Related Videos