Posts Tagged ‘INDIRA PAEZ

Rueditas De Atrás

“No, mamá, no me quites las rueditas de atrás. Todavía tengo 5″. Eso me dijo mi hijo en diciembre, cuando entre el Niño Jesús y San Nicolás (ah, sí. En Miami andan juntos estos dos) le trajeron una bicicleta roja y nuevecita, tal como él la pidió. Yo le respeté su decisión, pero confieso que […]

Share

Trabajo De HEMBRAS

Hace unos diez años escribí un artículo llamado “Trabajo de Machos”, dedicado a un escritor medio misógino que decía que “eso de escribir telenovelas” era tan, pero tan fuerte, que sólo los hombres podían hacerlo. Yo, que para aquel momento era más feminista aún de lo que soy hoy, me indigné tanto que le dediqué […]

Share

Un Dia Que Me OLVIDES

Un día te vas a olvidar de mí. Un día. No hoy, no mañana, ni siquiera el año o el mes que viene. Pero un día me vas a ver y vas a pensar “¿A esta mujer era a la que yo amaba tanto?”… y no vas a poder creerlo. Y a lo mejor hasta […]

Share

MAMÁ DOS VECES

Yo soy mamá dos veces. Y no, eso no es lo mismo que tener dos hijos. Cuando una tiene dos hijos que se llevan, digamos, dos años, pues esos niñitos se crían juntos, van a la misma escuela, uno le pasa la ropa al otro, juegan, pelean, se aman y se odian y se acompañan […]

Share

Los Colores De Mi Hijo

Yo nací en una casa de lo más multicolor. Y no, no me refiero a las paredes. Esas eran blancas, como las de cualquier casa de Puerto Cabello en los setenta. Mi casa era multicolor por dentro. Y es que mi mamá es de piel tan clara, que sus hermanos la bautizaron “rana platanera”. Y […]

Share

NICOLAS EL INDOMABLE

Mi hijo Nicolás es dueño de un carácter que, si se midiera en grados centígrados, seguramente haría estallar cualquier termómetro. Y no, no tiene mal genio. Decir eso sería pecar de simplista. Nicolás es más bien, como un cataclismo. Todo en él es extremo: su risa, su llanto, su hambre, su insomnio… Mi pequeño porta […]

Share

FELIZ NAVIDAD… Y EL FIN DEL MUNDO…

El señor Ángel tenía una pata de palo. Eso siempre me impactó. Pasaba todas las tardes por la acera del frente de mi casa de Puerto Cabello, caminando rápido con un tun tun inevitable. Era jardinero, zapatero, profeta, narrador de cuentos increíbles y experto en frutas de monte. Se sabía los nombres de todos los […]

Share
Stop censorship Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect. Stop censorship Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.