Descubriendo la Excelencia Interior: Reconociendo mi Grandeza en Sudáfrica

De los más de 330,000 estudiantes de los Estados Unidos que estudian en el exterior, solo 6.1 por ciento son Afro-americanos y 10.1 por ciento son latinos. Éste es uno de una serie de artículos escritos por estudiantes de color, que están rompiendo barreras a través de sus estudios en el exterior gracias a la Beca Universitaria Global Frederick Douglass , un programa que otorga 10 becas completas al año a estudiantes en Instituciones al Servicio de las Minorías. Estos estudiantes compartirán sus historias periódicamente con la esperanza de inspirar a otros para aplicar. Únase a nuestra campaña en las redes sociales, #CIEEmpowered #MSInspirational #FrederickDouglassGlobalFellows, que celebra a estos extraordinarios estudiantes, como Jorian Reeves, una estudiante de primer año en la Xavier University, Louisiana’s College of Pharmacy, y sus experiencias durante sus estudios en el exterior. Vea y comparta el video de la historia de Jorian http://bit.ly/JorianReeves

Tuve mi primera experiencia de aprendizaje en cultura global en el año 2015 cuando viajé a Qatar a la edad de 14 años para un concurso de debate árabe que duró una semana. Dos años antes, en séptimo grado, comencé a tomar clases de árabe en la Academia de Matemáticas y Ciencia Lindbolm, una escuela secundaria selectiva que atiende a estudiantes dotados y marginados de Chicago. El viaje a Qatar había sido mi experiencia más extensa en el extranjero hasta que me convertí en un Becario del programa global Frederick Douglass y estudié en Sudáfrica el verano pasado. Lo que ocurrió durante el verano de 2018 en Sudáfrica, me hizo descubrir que el viaje a Qatar había sido solo el comienzo de mi desarrollo personal.

Cuando comencé en la Academia Lindbolm, como estudiante de séptimo grado, experimenté un ambiente desafiante, algo más dinámico que cualquier otra cosa que haya experimentado antes. Aproveché la oportunidad de comprometerme con una nueva cultura a través de mis cursos de lengua y danza árabe, ya que facilitaron la salida de algunos de mis sentimientos de desplazamiento.

Me sentí perdida e incómoda en mi nuevo entorno. Fui forzada a traspasar los límites a los que me había acostumbrado, y algunas veces, luché con los cambios.

Con frecuencia me preguntaba: ¿Cómo llegué hasta aquí? ¿Cómo me convertí en alguien tan privilegiado como para estar en un espacio con gente tan brillante? Estaba rodeada de individuos inteligentes e inquisitivos, y nunca me vi a mí misma en ese nivel. Esto fue el comienzo de la búsqueda para entender mi valor.

Mi búsqueda continuó cuando solicité ser becario del programa global Frederick Douglass como estudiante de la Xavier University. Estaba totalmente incrédula cuando fui aceptada para un estudio en el extranjero en Sudáfrica. Sabía que el programa era prestigioso y competitivo, y tuve muchas dudas sobre mis propias habilidades y sentido de pertenencia.

Sin embargo, durante mi estadía en Sudáfrica, me encontré cara a cara con el poder de mi excelencia y de lo que podía lograr. Nunca me imaginé haciendo excursionismo, ni siquiera lo pensé. La niña de 12 años que se sentía fuera de lugar en una nueva escuela, nunca se hubiese imaginado viviendo en Sudáfrica por cuatro semanas.

El programa de la Beca Universitaria Global Frederick Douglass fue también transformador para mí porque tenía tantas nuevas experiencias y la oportunidad de procesarlas en formas liberadoras.

Fue una experiencia emocional ver el amplio rango de estilos de vida socioeconómicos en Ciudad del Cabo y compararlos con mis propias transiciones en Chicago, desde vecindarios para familias de bajos ingresos a los de familias de altos ingresos. Pude reconocer mi propio privilegio, adquirir una conciencia global sobre la pobreza y reflexionar sobre los pasos que puedo dar para ayudar a aliviar la brecha socioeconómica.

Durante estos momentos de profunda reflexión, tuve una revelación: “Querida, tienes que enfrentarte a tu poder”.

Yo esperaba que me sucedieran cosas buenas, no grandiosas. Convertirme en un becario del programa global Frederick Douglass, validó la excelencia que tengo dentro de mí. Todas mis dudas fueron aplastadas debajo de las plantas de mis pies mientras daba cada paso en Sudáfrica.

He aprendido que tan pronto como deje de temerle a mi grandeza, mi impacto en la sociedad estará más allá de cualquier cosa que yo, o mi yo de 12 años, pueda llegar a comprender.

Diez estudiantes universitarios provenientes de las más de 600 Instituciones al Servicio de las Minorías a lo largo del país, ganarán becas completas para estudiar en el extranjero durante el próximo verano, y todos los solicitantes calificados tendrán la garantía de recibir 1.500 dólares para estudiar determinados programas en el extranjero de acuerdo con el Consejo de Intercambio Educativo Internacional (CIEE) y del Centro de Instituciones al Servicio de las Minorías de la Universidad de Pensilvania, que conjuntamente patrocinan este programa de becas. Las inscripciones online para estudiar en el extranjero como Becario en el próximo verano están abiertas hasta el 14 de Febrero de 2019 y se pueden encontrar AQUI. Los requisitos de selección pueden encontrarse AQUI. El CIEE (Consejo de Intercambio Educativo Internacional), es la mayor y más antigua organización sin fines de lucro para estudios en el extranjero e intercambio cultural de los Estados Unidos. Su misión es transformar vidas y construir puentes entre la gente y las naciones. Los programas del CIEE están siendo impartidos en más de 60 localidades, incluyendo Berlín, Buenos Aires, Ciudad del Cabo, Copenhague, Londres, Madrid, París, Río de Janeiro, Roma, Santiago, Shanghai y Sydney. Solo el año pasado, el CIEE otorgó a estudiantes más de 8 millones de dólares en becas, donaciones y ayuda financiera.


Share
Stop censorship Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect. Stop censorship Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.