Karl Lagerfeld: el gordo cansón y su séquito homónimo

Karl Lagerfeld: el gordo cansón y su séquito homónimo

El temido “Kaiser” Karl Lagerfeld es nuevamente titular ¡Oh sorpresa! Se metió con las chicas XL. Que mi cinismo no salpique sus pantallas queridos lectores. No es sorpresa que lo haga una, dos, tres y diez mil veces más, de Lagerfeld se espera esto siempre…

Esta vez Betty Aubrière Presidenta de la Asociación Nacional de “Bellas, redondas y asumidas” lo demandan por unos comentarios muy a su estilo, crueles y absolutamente fuera de lugar en televisión nacional (Francia).

Karl Lagerfeld a pesar de haber tenido 40 kgs/80 lbs de más hace un par de años, sigue siendo emocionalmente una persona con sobrepeso, sigue siendo psicológicamente ese niño inseguro que alguna vez fue y que para sentirse bien tenía que hacer sentir mal a los demás, vamos, lo que en la actualidad conocemos como un bully. Nunca insulta o disminuye a personas de baja estatura, afrodescendientes o cualquier otro target, su punto siempre es la gente con sobrepeso y es lógico que así sea. Él nunca se aceptó y utilizó la excusa de poder usar los diseños de Hedi Slimane para bajar de peso y deslastrarse de dientes para afuera de su “problema”. Pero lamentablemente su problema no son sus kilos, es su autoestima, su psique, el amor propio y el amor al próximo. Karl Lagerfeld es un gordo, sí, un gordo, con todo lo despectivo, cruel, rudo, incómodo e inapropiado que es el término y que quienes me conocen saben he luchado por años porque deje de utilizarse (con estudios serios y basamentos en mano) debido al daño emocional y psicológico que esta palabra que originalmente era un adjetivo, pero que se ha convertido en una ofensa y palabra descalificatoria es en la actualidad y en ese mismo ámbito me permito con toda la autoridad moral que tengo en utilizarlo. Quien sabe exactamente que quiero decir y por qué, entenderá por qué llegué al punto de llamarle así, quien no, comenzará con análisis infumables, absurdos y planetarios que nada tienen que ver con el tema o mi intencionalidad.

Lagerfeld ha dicho barbaridades en todo el arcoiris de posibilidades y hoy me atrevo a decir que las seguirá diciendo y superándose a él mismo en falta de humanidad y crueldad.

¿Qué Karl Lagerfeld va a cambiar y dejar de ser un gordofóbico? Francamente lo pongo en duda al punto de atreverme a decir que no, que el morirá siendo así, porque así es su calidad humana y lo que tiene que ofrecer al mundo y tampoco le interesa buscar ayuda psicológica porque así, bully como es, el mundo lo venera y aplaude, todas las gracias se las celebran y para muestra un botón. Él ofende y en lugar de bajar sus ventas, tiene millones de notas de prensa y su fortuna se incrementa.

¿Cuál es mi punto y a razón de qué esta perorata? Sencillo, pero a la vez no tanto…

Veo que cada vez que este personaje abre su boca para soltar alguna “brillantez” relacionada con el mundo XL (así como otros tantos que han habido y seguirán existiendo lamentablemente) todos, absolutamente TODOS furibundos, ofensivos y desproporcionados caen como pitbulls hambrientos a la yugular del personaje polémico en cuestión, sin ir muy lejos miremos el escándalo de Abercrombie, que de paso, todos se disgustaron en el 2013 por un episodio del 2007 ¡Vaya manera idiota de malgastar energías! y sacar de proporción algo que sin mayor esfuerzo ha podido resolverse.

¿Qué podemos esperarnos y pedir si nos atacamos entre nosotros mismos? No nos apoyamos, y para mí eso ya es bastante grave. Miramos siempre al norte, pero lo que se hace en el sur es prácticamente como si no se hiciera, como si no existiera ¡Y vaya que cuesta hacer cada cosa! No aportamos, pero vaya que criticamos. Por ejemplo hace unos meses una blogger me dedicó todo un post muy cobardemente sin nombrarme pero describiéndome textualmente en lugar de contactarme directamente (teniendo como hacerlo) y como una adulta educada discutir sus posibles desavenencias, ella conmigo prefirió hacerlo en público y bajo ese estilo, o como cuando lectores y/o bloggers (que se conocen entre ellos) han llamado a boicot a mi Revista Belleza XL en privado y hablan verdaderos horrores de mí y juran que no me entero, porque les caigo mal o no manejan con educación y paciencia por los canales correctos sus desavenencias, esto por nombrar muchas de las situaciones que ocurren en el mundo XL y que el que no convive en este desconoce, entonces ¿Cómo esperar comportamientos educados, adecuados y decentes con personas que se ganan con justa causa toda animadversión?

Mi punto es simple, pero a la vez complejo como mencioné antes. Si alguien te discrimina, te ofende, te golpea ¿Vas a hacer lo mismo? ¡Por supuesto que no! ¿Por qué? Porque te rebajas a su nivel y todo lo que criticas de esa persona lo repites e inclusive lo emulas mucho peor. Entonces, eso te convierte en algo peor de lo que tú mismo criticas.

Con el caso de Abercrombie hicieron videos, echaron pestes, dijeron las vulgaridades habidas y no habidas ¿Lograron algo con eso? ¿Son mejores personas ahora? ¿Le dieron una lección al Director de la firma? ¡NO! Solo le dieron publicidad y demostraron en individual y conjunto cuan vulgares, obtusos e infantiles podemos ser los seres humanos. Con no comprarle nada de su firma era suficiente. No hay que denigrar, insultar ni ponerse al mismo nivel.

Con Lagerfeld sucedió lo mismo cuando llamó a Adele gorda, cuando dijo que las chicas de talla grande no deben estar en una pasarela y ahora de nuevo con esta Asociación Francesa. He leído personas claves, de relevancia y que deben dar ejemplo por su posición dentro del mundo XL Hispanoparlante expresándose de una manera tan poco ética e inapropiada que por la misma razón me abstengo de calificar y dar mayor opinión. Y me dirán “Digo lo que me dé la gana y cuando me dé la gana y como me dé la gana” porque así se expresan y porque no faltará, más bien sobrará quien así diga y comience en plan de víctima a decir que les estoy atacando y nada más alejado y opuesto de la verdad. Por supuesto que todos podemos decir lo que queramos pero hay maneras, lamentablemente, cuando se está en ciertas posiciones, cuando uno se dirige al público así sea en la posición más pequeña y humilde si uno tiene educación, pudor y entendimiento de la responsabilidad que conlleva ser una persona pública o llevar un mensaje al público uno piensa no una, sino mil veces antes de decir o escribir las cosas, uno entiende que lo que uno diga o haga  puede tener repercusiones, que TODO lo que uno hace tiene consecuencias y que ser un mal ejemplo como los que mencioné antes nunca debe ser una opción.

En el mundo XL y hablo del Hispanoparlante porque es el que me toca de cerca, aunque de otros ámbitos no se escapan a este mi análisis, tenemos que hacer un trabajo de introspección considerable, repito, si es que nos importa el legado que estamos dejando en presente y futuro.

No puede ser que cada vez que un infeliz se burle o exprese indebidamente de nosotros, en manada atacamos como salvajes convirtiéndonos en algo mucho, pero mucho peor a lo que estamos criticando.

Hay maneras de hacer las cosas, de canalizar nuestras inquietudes, molestias y lo que el personaje en cuestión provoque. Hay que trabajar no solo apoyándonos, en conjunto, sino de manera efectiva y efectista, no reaccionaria, porque el concepto que está quedando de nosotros en el mundo XL es que somos (y así se expresan de nosotros en redacciones de medios de comunicación) grupos de gordos frustrados que volcamos toda esa frustración de las formas ya antes mencionadas. Yo sigo creyendo que somos mucho mejor que eso, apuesto a que somos mucho mejor que eso, que no somos un grupo de “Gordos frustrados” sino que somos un grupo de personas buscando y procurando un cambio en positivo.

Seamos y distingámonos por hacer, proponer y verbalizar el cambio en positivo, no en distinguirnos por ser hordas de “gordos  resentidos” porque entonces lejos de conseguir cambios, lo que vamos a conseguir únicamente es que además de hartarse de nosotros, confirmen todo eso que con tanto esfuerzo y por tanto años hemos luchado por deslastrarnos.

Esto repito, no es un ataque, es un llamado a reflexión, a una profunda reflexión porque el momento así lo requiere. Seamos un grupo de cambio y no los “gordos cansones de Lagerfeld”

Los quiero,

En Twitter: @BarretoLeyva

En Facebook: https://www.facebook.com/pages/Jennifer-Barreto-Leyva/470701353017135

Share

Artículo escrito por

avatar
Nacida en Venezuela, abogada especializada en el área de Discriminación Aspectista. Se ha dedicado desde 1.999 a la incansable lucha de demostrar que ser de talla grande y no tener el riguroso 90-60-90 no es una limitante para ser una mujer bella y exitosa, pionera a nivel mundial en representación de los Latinos en el movimiento en pro a lo real. Escribe varias columnas en diferentes medios a nivel mundial, donde tiene miles de seguidores por el enfoque humano que toca en sus artículos. Jen, es la primera Latinoamericana en participar en el Miss Universo para mujeres de talla grande, resultando ganadora del Voto del Jurado y Voto Popular. Pionera en el modelaje de tallas grandes en Latinoamérica. Esta diva justiciera, dedica sus días a ayudar a miles de personas, brindando de manera personalizada, responsable y gratuita orientación profesional sobre como manejar los problemas de autoestima, discriminación, moda y sobrepeso. Es la primera Latina en aparecer en VOGUE Curvy como portada. Es Directora y Editora de la primera revista en la historia de los medios de comunicación dedicada exclusivamente al público Hispanoparlante de tallas grandes Belleza XL www.bellezaxl.com también conductora del único espacio en TV en Latinoamérica dedicado a moda y autoestima para gente de talla grande. Es reportera para Fox News Latino. Primera latina nominada a los Plus Size Awards como mejor modelo plus size, ganadora del 3er. lugar. EstilosBlogs escritos por:

El Autor no permite comentarios.

Stop censorship Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect. Stop censorship Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.