Cuando las capacidades se pesan

images (2)Cuando pensé que no iba a escuchar incoherencias, sí, tuve la oportunidad de escucharlas y quedarme una vez más sin capacidad de asombro.

El más reciente “regalo” de los medios de comunicación ha sido una matriz de opinión realmente absurda y que llega a ofender mi inteligencia.

Resulta que tal cual como bola de nieve se ha venido generando un debate ridículo como absurdo sobre el Gobernador de New Jersey Chris Christie sobre su peso. Todo comenzó a finales del 2012 cuando se rumoreaba que posiblemente Christie apuntaba a conquistar la Casa Blanca en las próximas elecciones, los comentarios de algunos ignorantes de oficio hicieron de las suyas.

Christie es una bomba de tiempo, puede morirse en cualquier momento

así decía una Galena que solía prestar sus servicios para el staff de la Casa Blanca. Sin conocerlo, sin haberlo examinado, sin tener mínima idea de la salud del Gobernador, ella asumió porque el tiene sobrepeso que en menos de lo que canta un gallo él va a morir.  La ignorancia es grosera y he aquí un ejemplo de ello…

El Gobernador al cual si antes le tenía respeto ahora se ha multiplicado con creces, ha tenido que tolerar la avalancha de posts en blogs, reportajes, programas de radio y TV todos dedicados y enfocados a su peso, todos sin excepción metiéndose donde nadie los llamó, en una de las cosas más sagradas que existen: nuestro cuerpo.

Siempre he dicho que el sobrepeso es para la Sociedad un cheque en blanco para abusos como este y los hechos nueva vez me dan la razón. Mi peso y mi cuerpo son mi problema y de nadie más, no veo entonces por qué terceros deben estar dando opiniones sobre estos, mucho más cuando no las he pedido y este es el caso.

El Gobernador Christhie parece haber encendido la ira de los mentecatos, al haberse defendido tras una hora…UNA HORA consecutiva de ataques, burlas y chistes a su costa en el Letterman´s Show la semana pasada cuando harto le dijo a David Letterman “Soy el obeso más sano que puedes haber visto en tu vida

En una rueda de prensa, donde se trataba un tema serio y que sí era de incumbencia nacional un reportero volvió con la canción del peso y el Gobernador le respondió con la serenidad, clase y contundencia que se merecía “Sé que tengo sobrepeso, mis médicos me chequean cuando yo se los pido y todo está bien, entonces ¿Cuál es la preocupación?

Controversias como esta no son exclusivas de la nación de Tío Sam, en Venezuela en las pasadas elecciones Presidenciales se desató una corriente de inmadurez colectiva cuando catalogaban la pugna por el poder entre el Presidente Hugo Chávez y el entonces Candidato Presidencial Henrique Capriles Radonski como la pelea entre “El gordito y el flaquito”.

Ríos de tinta, millones de megabytes en twitts y actualizaciones de Facebook, todos bajo la misma pugna infantil como ofensiva de calificar las capacidades de una persona para gobernar un país de acuerdo a su peso.

Por favor que alguien me diga y explique donde es que está establecido que mis capacidades intelectuales están determinadas por mi peso o mi apariencia física. ¿Donde está establecido como Ley que es obligatorio pesar tanto para calificar como adecuada para lo que yo desee desempeñarme? ¿Donde dice que si soy obesa soy una mala persona, pero que si salgo a correr todos los días entonces soy una buena persona? Como diría mi madre…vamos a usar la cabeza para algo más que peinarnos damas y caballeros.

Me gustaría saber todos los Doctores y señaladores de oficio donde estaban cuando un Bill Clinton tenía relaciones hasta con el polvo de las cortinas de la Casa Blanca, por ejemplo.

Hay pedófilos, inmorales, acosadores sexuales y un largo etc. en el caso que nos ocupa y ¿lo que mortifica es el peso de un político? De verdad el mundo está mal, muy mal…

Los que se preocupaban porque el 21 de Diciembre del 2012 se acababa el mundo les digo que ni se molesten, el mundo se acabó hace rato y ¡no nos dimos cuenta!

En Twitter: @BarretoLeyva

En Facebook: barretoleyva

Share

Artículo escrito por

avatar
Nacida en Venezuela, abogada especializada en el área de Discriminación Aspectista. Se ha dedicado desde 1.999 a la incansable lucha de demostrar que ser de talla grande y no tener el riguroso 90-60-90 no es una limitante para ser una mujer bella y exitosa, pionera a nivel mundial en representación de los Latinos en el movimiento en pro a lo real. Escribe varias columnas en diferentes medios a nivel mundial, donde tiene miles de seguidores por el enfoque humano que toca en sus artículos. Jen, es la primera Latinoamericana en participar en el Miss Universo para mujeres de talla grande, resultando ganadora del Voto del Jurado y Voto Popular. Pionera en el modelaje de tallas grandes en Latinoamérica. Esta diva justiciera, dedica sus días a ayudar a miles de personas, brindando de manera personalizada, responsable y gratuita orientación profesional sobre como manejar los problemas de autoestima, discriminación, moda y sobrepeso. Es la primera Latina en aparecer en VOGUE Curvy como portada. Es Directora y Editora de la primera revista en la historia de los medios de comunicación dedicada exclusivamente al público Hispanoparlante de tallas grandes Belleza XL www.bellezaxl.com también conductora del único espacio en TV en Latinoamérica dedicado a moda y autoestima para gente de talla grande. Es reportera para Fox News Latino. Primera latina nominada a los Plus Size Awards como mejor modelo plus size, ganadora del 3er. lugar. EstilosBlogs escritos por:

2 Comentarios sobre este Artículo

  1. El problema Gabi, que porque sea costumbre no quiere decir que sea bueno…

    En regiones de África engordan literalmente a los golpes a las niñas para que consigan marido de adolescentes, eso es costumbre allá.

    No está bién etiquetar a la gente y no lo digo por capricho, lo digo sustentada por estudios sociales y psicológicos del equipo con el que trabajo en Revista Belleza XL.

    Un besito.

  2. avatar gabagudo says:

    Jen, aún y cuando tienes razón en lo que planteas en el artículo, te aclaro que lo del “flaquito y el gordito” entre HCF y HCR empezó cuando el mismo Hugo Chávez llamó así de forma despectiva a su contricante. La oposición sólo le siguió el juego y lo asumió como un apodo cariñoso. Está muy arraigado culturalmente el hecho de llamar flaquito o gordito a alguien cercano, y aunque no a todos nos guste, no creo que haya necesidad de condenar esa costumbre. No veo punto de comparación con el caso del político Christie. Ahora, ojalá alguien le hubiera dicho al electorado vzlano que nuestro candidato a la reelección sí era una bomba de tiempo y no precisamente por su peso… pero bueno, ya ese es otro tema.

Hacer un comentario

Stop censorship Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect. Stop censorship Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.