Semillas De Patilla

Por Alberto Federico Ravell
 
 POLÍTICA 
 
¿PREPARANDO LA SUCESIÓN?
 
Adán Chávez: no hay que olvidar la lucha armada
 
El gobernador del estado Barinas, Adán Chávez, durante un encuentro con equipos parroquiales y municipales del PSUV, instó a sus miembros a estar conscientes de los peligros que acechan a la revolución y no olvidar “otros métodos de lucha”.

Citando al Ché Guevara, el Mandatario regional manifestó que “sería imperdonable limitarse tan solo a lo electoral y no ver los otros métodos de lucha, incluso la lucha armada para obtener el poder, que es el instrumento indispensable para aplicar y desarrollar el programa revolucionario”.

El “hermanote” parece estar declarando su intención de luchar por la “sucesión” en el chavismo. El apelar a anacrónicas referencias del Ché Guevara sobre la lucha armada revolucionaria y todas esas sandeces, parece una estrategia para ganarse las simpatías del sector más duro del oficialismo y al mismo tiempo generar ruido en los medios. Por todos es sabido que Adán Chávez no es particularmente popular en las filas de la revolución. Se dice que su paso por el gobierno, por el cuál estuvo dando tumbos algunos años, fue bastante cuestionado por el propio Presidente y al final tuvo que conformarse con “heredar” de su padre la gobernación de Barinas, algo que, estemos claro, no es de mayor trascendencia política.

Su relevancia mediática siempre ha sido escasa, dispersa y más condicionada a su condición de hermano del presidente que a algún mérito propio. Pero desde que habló como “vocero” del comandante presidente, refiriéndose a su salud y la fecha estimada de regreso, parece estar colándose con mayor fuerza en la agenda noticiosa y el seguir con declaraciones irresponsables como esta de “no olvidar la lucha armada” le garantiza ese espacio. Todo parece orquestado y apunta a que Adán quiere ser el “Raúl” de Venezuela ¿Lo conseguirá?
 

¿QUIÉN DICE LA VERDAD SOBRE CHÁVEZ?
 
Rumores, contradicciones y desmentidos
 
Tras las declaraciones de Nicolás Maduro en las que se refería a la dura lucha que libra el presidente por su salud, el vicepresidente Elías Jaua se apresuró a desmentir al canciller declarando que el presidente se está recuperando satisfactoriamente y que “hay Chávez para rato”.

En medios nacionales e internacionales se maneja la información extra oficial de que el presidente podría tener cáncer de próstata y que la gravedad de su enfermedad estaría condicionando el secretismo con el que se está manejando el tema por parte del gobierno. El presidente de la AN Fernando Soto Rojas, exigió a la oposición “dejar la manipulación y la campaña mediática” El oficialismo está lleno de voces que parecen tener su propia versión de lo que ocurre con Hugo Chávez.

Las opiniones varían desde las optimistas, que aseguran que el presidente “está más fuerte que nunca”, hasta las preocupantes que señalan que está “dando una batalla por su salud”. Estemos claros, alguien que se está recuperando satisfactoriamente no pareciera que debe librar una batalla por su salud. Así pues, alguno de los dos lados está siendo poco honesto con lo que realidad ocurre.

Las declaraciones de Maduro, por las cual seguramente ya se habrá llevado algún que otro regaño, lo que han hecho es darle mayor credibilidad a los rumores que apuntan al crítico estado de salud de Hugo Chávez y los apurados desmentidos de Jaua o Soto Rojas, sin aportar partes médicos oficiales que los avalen, suenan a muy poco.

Las contradicciones entre las distintas vocerías del oficialismo no son nada nuevo, es algo que hemos visto repetidamente a lo largo de la última docena de años, sin embargo, en este caso las implicaciones de las mismas son más trascendentales que nunca antes. Visto lo visto, es poco probable que el gobierno sea más transparente con respecto al verdadero estado de salud de Chávez y más improbable aún que cesen los rumores sobre la enfermedad que pueda estar padeciendo. La desinformación tiene efectos secundarios, los rumores son uno de ellos.
 

CRISIS DEL RODEO
 
Mediadores cristianos buscan evitar masacre

 La Organización Latinoamericana de Capellanes de los Derechos Humanos, que se encuentra ejerciendo el rol de mediador entre los pranes y el gobierno nacional, señalaron que los reclusos tienen la disposición de entregarse pero sólo si se permite que ingresen los integrantes de la organización de derechos humanos y los medios de comunicación para que pueda ser garantizada su vida y que se restituya el servicio de electricidad y de agua. Sin embargo, hasta los momentos no ha habido respuesta del gobierno en este sentido.

La organización cristiana considera que esta sería la única manera de evitar una masacre dentro del penal. Mientras tanto, en las afueras de El Rodeo, los familiares de los reos que ahí hacen vigilia fueron forzados por la Guardia Nacional a abandonar la huelga de hambre que habían iniciado el sábado, lo cual generó tensiones entre ambos bandos. El gobierno parece haber perdido el control de la situación, si es que en algún momento llegó a tenerla.

Pareciera que en estos momentos sólo tiene dos opciones: entrar a la fuerza y asumir el costo humano y político que eso supondría o ceder espacio a las demandas de los reclusos, lo cual, muchos verían como un acto de debilidad ante lo que muchos consideran una “cuerda de criminales”, reforzando la percepción que existe de que el crimen es quien gobierna este país. Mientras muchos entienden la necesidad de garantizar los recursos humanos de los presos, hay una parte importante de la población que considera que no son dignos de ella por los crímenes que han cometido.

El problema tiene implicaciones sociales, políticas y morales que no son fáciles de conciliar y de ahí que se esté prolongando más allá de lo sostenible. A estas alturas, parece que todos esperan que sea una “intervención divina” la que solucione el drama de El Rodeo. Lo cierto es que el gobierno está siendo escrutado al milímetro por su actuación en este caso y pareciera haber llegado a un punto en el que sea lo que sea que haga perderá algo. La pregunta es cuánto perderán.

ECONOMÍA 
 
CRISIS EN EL SECTOR LACTEO
 
Productores exigen ajuste de precios
 
Según un estudio realizado por la Asociación de Productores de leche del estado Táchira, el sector encara un futuro crítico. El incremento de los costos de producción, la falta de leche a nivel internacional y la resistencia del Gobierno en subir los precios a nivel de productor hacen que realizar un manejo eficiente del sistema de producción sea imposible por la baja rentabilidad que genera la actividad.

 Los productores insisten en la necesidad de que el Gobierno nacional revise y ajuste los precios de la leche a nivel de productor lo antes posible, para garantizar la sustentabilidad del rubro.  El último ajuste en el precio de la leche se realizó en 2009 y ya entonces, según los productores, estaba por debajo de las estructuras de costos.

 Nada nuevo bajo el sol. Cambia el protagonista, pero el drama es el mismo. La enfermiza y desatinada política de control de precios ha obligado a los productores de muchos rubros, en el mejor de los casos, a mantenerse a duras penas dentro de sus respectivos negocios. En un país donde la inflación anual ronda el 30% es impensable mantener congelados los precios durante tanto tiempo, medida que de por si ya es altamente ineficiente. Si bien es cierto que al consumidor, ajeno a la realidad de los productores, se le haría incomprensible y hasta injusto un aumento en la leche ante el inconveniente que les supone que “todo esté más caro”, la sustentabilidad del negocio lechero depende de lograr un equilibrio entre costos, productividad y precios que es imposible de lograr cuando el gobierno bloquea uno de estos factores.

 Es de presumir que eventualmente el aumento llegará, pero está claro que el gobierno no permitirá muchos ajustes al mismo tiempo para no disparar la inflación. Este mes ya se aumentó la carne, quien sabe, probablemente la próxima vez le toque a la leche. O no.
 

http://www.lapatilla.com/site/

Share

Artículo escrito por

avatar
EstilosBlogs escritos por:

Hacer un comentario