Pablo Milanés, otro capítulo de polarización en el exilio

Se ha conocido que Pablo Milanés cantará en Miami como parte de su gira por

Estados Unidos. Así es, el exponente de la Nueva Trova cubana ha obtenido una

visa para venir a este lado del charco con miras a dar conciertos.

De nuevo, el promotor del espectáculo es el cubano Hugo Cancio con su empresa

Fuego Entertainment, el mismo que trajo a Silvio Rodríguez el año pasado y a

otros artistas residentes en la isla como Los Van Van, Paulito FG y más.

Se encienden, por consiguiente, y de nuevo, los ánimos en la polémica de si es

justo que venga un “aliado de la revolución”, un “partícipe de un régimen

autoritario”, un “cómplice de los Castro”. Atención que estoy colocando entre

comillas.

También están los que defienden al cantautor como “artista y nada más que

eso”, “ídolo de Latinoamérica, por lo tanto libre de asociaciones políticas”,

“figura clave de un movimiento artístico histórico como La Nueva Trova y nada

más que eso”. También lo pongo entre comillas.

En el pasado defendí los conciertos de Silvio y otros artistas provenientes de

Cuba, como también la jornada emprendida por Juanes y otros artistas para

tocar en Cuba en el tristemente célebre concierto Paz Sin Fronteras.

Creo que es mejor, defender la libertad, por más doloroso que sea en este

caso, de permitir que vengan personajes controversiales, a cerrarles las

puertas, pues se es grande cuando exhibes nobleza y voluntad de concertación

frente a las polarizaciones.

Ya sé: Me van decir ingenuo, inocente, ignorante – por pretender unir

situaciones del reino de lo político y lo social, con asuntos humanísticos, y

más que eso, espirituales-. Que no he sufrido la opresión del régimen, que yo

sí puedo volver a mi país de origen cuando quiera.

No es mi intención lucir como Lennon, Ghandi o la Madre Teresa. Lo que pasa

es que yo también quiero ver caídos todos los regímenes totalitarios del mundo

y todo intento de control de parte de cualquier núcleo de poder -esté donde

esté-. Y creo que demostrando tolerancia y apertura a todas las corrientes

artísticas – e ideológicas -, podemos dar ejemplo de grandeza como es ya

característico de este país (EUA).

Sé que a Pablo le va a ir bien. Tiene fans de todo Latinoamérica además de

muchos cubanos que han decidido enterrar los resentimientos para concentrarse

sólo en la música creada por este grande de la poesía, la voz y la guitarra.

Para muchos de nosotros, sus canciones representan una época de nuestras

vidas, como lo han sido las de artistas gringos, europeos y de cualquier

género.

Sé también que hay un tema de dinero, de negocio de por medio. No es

censurable querer ir a un lugar donde tu música se escucha y donde se requiere

de tu presencia a cambio de un caché. La música y el arte en general siempre

ha estado pignorado a las leyes del mercado. No vamos a hacernos ahora los

abanderados de “el arte x el arte”. Estoy seguro que Cancio sabrá por qué

hace sus cosas. Pero, entre ellas, creo que está el dar otra patada a la

puerta de la intolerancia para que se abra de una vez por todas. Allá y acá.

En fin, que estaremos consumiendo más de la controversia con la fauna

mediática de Miami, por que eso sí: la venida de Pablo Milanés viene como

anillo al dedo para facturar, y que mejor que eso para elevar los ratings.

¿No les parece?

Share

Artículo escrito por

avatar
EstilosBlogs escritos por:

1 Comentario sobre este Artículo

  1. avatar soraya says:

    Excelente tema Kike!!! controversial es verdad que hay muchos cubanos que han comentado que lo van a ver, veremos que pasa y que dice la otra parte del exilio!!!! felicidades por tu trabajo!!! eres diferente!!!

Hacer un comentario

Stop censorship Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect. Stop censorship Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.